lunes, 1 de marzo de 2021

Un museo de cultura popular

 

“Un museo de cultura popular", en DÍAZ GUTIÉRREZ, Alberto (Coord.): 100 años del Real Sporting de Gijón. Oviedo: Ediciones Nobel, 2005, págs. 534-535. ISBN: 84-8459-353-3. Formato libro de 24 x 34 cms.

Colaboración solicitada por el Real Sporting de Gijón SAD para el libro conmemorativo de su centenario. Esta obra fue escrita por Alberto Díaz Gutiérrez y contó, además, con la participación de: Bernardo de Salazar, Mario Bango, Nacho Albarrán, Gaspar Rosety, J. R. Rodríguez, Pedro Pablo Parrado, José Víctor Fernández, Daniel Rodríguez, Emilio Tamargo, José Luis Rubiera, Janel Cuesta, José Antonio Zapico, Carlos Prieto, Juan Martín Merino Juanele, José Carlos Alegría Díaz, Manolo Rosety, Daniel Arbesú, Bea Otero, Senén Guillermo Molleda Valdés, José María Suárez Braña, Luis Palomero, Ricardo Rosety y Marco Antonio Hierro.

La obra se completa con una dedicatoria de SAR el Príncipe de Asturias y un prólogo múltiple a cargo del Presidente del Principado de Asturias, la Alcaldesa de Gijón, el Presidente del Real Sporting SAD, el Presidente y el Secretario de la Liga Nacional de Fútbol Profesional y el Presidente de la Real Federación Española de Fútbol.

Esta colaboración fue escrita en 2005 en Asturias y glosa la relación entre deporte, cultura y talento original en clave rojiblanca. Resalta las creaciones que ha inspirado en: pintura, dibujo publicitario, cortometrajes y largometrajes cinematográficos, música (pasodobles, himnos, rock & roll, habaneras, canciones de autor y tonada asturiana), la labor de la memoria por Cronistas oficiales de Gijón y otros trabajos como guías turísticas, historias globales, historias de un período y trabajo de medios de comunicación.

También comenta la vertiente literaria con todo tipo de composiciones y géneros para abarcar el comentario social, el ambiente de intensos sentimientos, la creación de un nuevo sentido vital y la presencia en otras literaturas de clubes. Y destaca los nombres de jugadores y directivos de la entidad que desarrollaron inquietudes literarias.

lunes, 1 de febrero de 2021

La compleja y trascendente realidad del término deporte


Jesús Castañón Rodríguez

En el siglo XXI, el deporte de los países que hablan español constituye una multitudinaria pasión, de variadas voces y acentos, en la que han realizado aportaciones los recintos de competición, las tribunas, los medios de comunicación y las recreaciones artísticas. Acoge una participación sin exclusiones que ha suscitado el interés de todo tipo de estudios sociales e instituciones, entre las que se hallan las lingüísticas y las religiosas.

 El estudio del idioma español en el deporte, llevado a cabo por la Real Academia Española, ha registrado los usos que ha recibido este ámbito desde la Edad Media hasta la actualidad. Ejercicios tradicionales, ejercicios de salón, juego de pelota, caza, pesca, esgrima, equitación, torneos, juegos de cañas, juegos de sortija… han dado paso a un creciente interés por las expresiones del deporte moderno, en especial tras las experiencias de México y España en la organización de los Juegos Olímpicos, y por la influencia de sus neologismos al recoger las tendencias más novedosas del español actual.

Desde que se editara el Diccionario de Autoridades en el siglo XVIII, se han su- Deporte: Su definición en el Diccionario de la lengua española 11 mado a esta tarea la Asociación de Academias de la Lengua Española, destacados miembros de Argentina, Colombia, España, Estados Unidos o México y, en los siglos XX y XXI, los directores Ramón Menéndez Pidal, José María Pemán, Dámaso Alonso, Pedro Laín Entralgo, Rafael Lapesa, Manuel Alvar, Fernando Lázaro Carreter, Víctor García de la Concha y José Manuel Blecua.


La preocupación de la Iglesia por el deporte, como lenguaje simbólico universal, arrancó en la Antigüedad con los padres de la Iglesia para sentir la vida cristiana como una lucha y fomentar el crecimiento físico y espiritual. Este perfeccionamiento moral y personal a través del deporte encontró su lugar en la educación gracias a figuras como Thomas Arnold y su Muscular Christianity, el Arzobispo de Pensilvania, Monseñor Ethelbert Talbot con su influencia en la idea de que lo importante no es ganar sino participar y los dominicos Louis Henri Didon con su lema Citius, altius, fortius y Ferdinand Antonin Vuillermet con su libro La juventud y los deportes.

Desde el Concilio Vaticano II el deporte se vinculó a la cultura contemporánea para destacar la dignidad del cuerpo humano, la alegría de vivir, la amistad, el juego y la fiesta en una espiritualidad sin exclusiones que establece relaciones fraternas y favorece las virtudes cardinales, la ética y los valores. En los siglos XX y XXI, esta labor ha contado con las intervenciones de los Papas Pío X, Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, así como con los trabajos de la Sección “Iglesia y Deporte” en el Consejo Pontificio para los Laicos como observatorio para la labor pastoral, los testimonios de vida cristiana entre deportistas, el estudio de temáticas específicas y la forja de una cultura al servicio de la paz y la hermandad.

Es un panorama que se ha complementado con la labor de los medios de comunicación católicos y la reflexión sobre el lenguaje deportivo, tal y como ha ocurrido en España con los diarios La Gaceta del Norte o El Debate, la formación especializada generada por la Escuela de Periodismo de El Debate o la Universidad Pontificia de Salamanca y la participación de periodistas, deportistas y lingüistas de América y España en 1992 y 2012 en el Congreso Internacional El idioma español en el deporte y el VII Seminario Internacional de Lengua y Periodismo: El español en el periodismo deportivo en un foco de gran importancia para la historia de la lengua y la cultura española: el Monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla.

En este marco, el deporte ha merecido el estudio de Tomás Emilio Bolaño Mercado, teólogo del deporte, doctor honoris causa por la Organización de las Américas para la Excelencia Educativa, doctor honoris causa por el Consejo Iberoamericano en Honor a la Calidad Educativa, magíster en Teología por la Universidad Pontifica Bolivariana, especialista en sistemas de información por la Escuela de Administración, Finanzas y Tecnología, profesor emérito del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid y catedrático de la Universidad Pontificia Bolivariana. Especialista en el análisis de las características sociales y raíces humanas del ocio, ha abordado el deporte como forma de deseo de vida paradisíaca, de entrenamiento para la vida espiritual mediante reglas y autodisciplina y de filosofía de vida que va más allá de los resultados. Y ha hermanado esta preocupación espiritual y lingüística en obras como el Diccionario de recreación, para identificar un marco lingüístico de referencia para el ocio, la recreación y otros aspectos educativos, turísticos y de  promoción social; El deporte una analogía de la vida cristiana, para analizar la relación entre deporte y cristianismo desde los textos del apóstol San Pablo hasta la actualidad; e Iglesia y deporte: El deporte es un medio, no un fin en sí mismo, para recopilar sus intervenciones en el Consejo Pontificio para los Laicos y exponer una eclesiología del deporte en la que abundan las referencias idiomáticas en relación con el olimpismo y con el desarrollo de conceptos pastorales a partir de las menciones que de la palabra deporte realizó la V Conferencia Episcopal de América Latina en 2006.

El volumen Deporte propone un ameno recorrido por la vida de este término en el principal diccionario académico. Su historia con el concepto de la voz y su registro en fuentes literarias y lingüísticas, la definición recogida en el Diccionario de Autoridades y su evolución en todas las ediciones del Diccionario de la Lengua Española, el origen del término, el análisis de sus acepciones con el diferente orden en que han sido presentadas y la presencia en formas complejas son los principales aspectos que aborda con minuciosidad y precisión. Aporta una documentada visión de los estudios lingüísticos sobre el tema y datos curiosos sobre la voz deporte en las obras lexicográficas académicas en el siglo presente. Deporte es útil para destacar que el idioma español ha logrado llegar más alto, más lejos y más fuerte.

Asturias, 2013.

viernes, 1 de enero de 2021

Un sugerente punto de partida

Jesús Castañón Rodríguez


Desde 1903, se ha extendido el tópico de que el lenguaje periodístico del deporte conforma un ámbito de conflicto, aunque la realidad demuestra que la preocupación por su uso correcto ha ocupado a un centenar largo de profesionales y profesores relacionados con la comunicación. A lo largo de su historia, la forma de expresión de los medios superó la consideración de ámbito de jerigonza exótica, chabacana locución y aluvión de palabras exóticas e ininteligibles en los tiempos en los que el idioma se entendía como una representación de los pueblos e instrumento de acercamiento espiritual. Atendió a solecismos, usos del lenguaje recto y figurado, el exceso de metáforas, tópicos y el tratamiento de barbarismos y neologismos en momentos en que se pretendía eliminar vulgarismos y extranjerismos para combatir la corrupción del lenguaje. Creó libros de estilo en unos instantes en los que se acusaba a los medios de comunicación de pervertir el lenguaje amplificando errores en el uso público del idioma para favorecer la imprecisión y la oscuridad de los mensajes. Cuando se intensificaron estas críticas, hasta considerar que los medios contribuían a la destrucción del lenguaje, se descubrió su peso en la renovación de la lengua general. Y ya en el siglo actual, ha logrado su plena incorporación institucional, una paulatina reflexión universitaria y el fomento de una actitud reflexiva ante sus errores y sus hallazgos.

Entre 1910 y 2010, Andalucía ha realizado diversas reflexiones sobre cinco centros de interés. Primero, la descripción de frases impropias, barbarismos, solecismos y extranjerismos de uso más frecuente que inició Ramón Franquelo Romero en 1910 para cuatro deportes y que llega hasta hoy con la profesora Susana Guerrero para describir neologismos, impropiedades léxicas, redundancias y mecanismos de creatividad. Segundo, la idea de que el deporte ha conformado un lenguaje propio fue destacada en 1969 por el profesor y escritor Antonio Gallego Morell en la imprescindible antología Literatura de tema deportivo. Tercero, la preocupación del periodista por el buen uso del idioma ha convocado desde 1988, entre otros, a José Luque Calderón en el Consejo Asesor del Departamento de Español Urgente, a Francisco Muñoz en la Fundación de Español Urgente BBVA y la revista Donde dice…, a José María Allas Llorente y Luis Carlos Díaz Salgado en el Libro de Estilo de Canal Sur para destacar la responsabilidad social del periodista y la corrección idiomática como herramientas para la calidad de la información y a los periodistas, escritores y filólogos Carlos Santos y Juan Tortosa que analizaron diversos usos en el libro Almería 2005: la ilusión y los riesgos y en el curso de la Universidad de Almería Los protagonistas de la comunicación deportiva en la víspera de los XV Juegos Mediterráneos. Cuarto, la correcta difusión de los extranjerismos en la alta competición, gracias a la labor de la Asociación de la Prensa de Almería que colaboró en la edición de 32 léxicos trilingües de deportes y medios de comunicación para los Juegos Olímpicos y Mediterráneos, obra de Antonia Ordoño. Y quinto, la reflexión sobre la difusión de usos lingüísticos actuales desde 1997 con la labor del Instituto Andaluz del Deporte que convocó el I Encuentro sobre el idioma español en el deporte y que tiene su continuidad en la sección Palabras mayores que acoge el portal de Paco Rengel Basketconfidencial.com.


En este marco, José Luis Rojas Torrijos propone un nuevo paso: la creación de un modelo de libro de estilo en el que los aspectos de redacción cuenten con un enfoque panhispánico. Con experiencia en el diario Estadio Deportivo, la emisora Radio Nacional de España, Canal Sur Televisión, el portal Sports.com, la Jefatura de Prensa de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Sevilla y el Gabinete de Prensa de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, Periodismo deportivo de calidad amplía el análisis realizado en La información y el deporte y en los trabajos de investigación El deporte en los libros de estilo de España e Hispanoamérica y Bases para la formulación de un libro de estilo de última generación. Construcción de un modelo teórico válido para los medios deportivos escritos digitales en lengua española.

En cuatro grandes capítulos repasa la situación actual del periodismo deportivo en España e Iberoamérica, la caracterización y repercusión social de su forma de expresión, algunas ideas generales sobre el periodismo deportivo de calidad y la propuesta de un modelo de libro de estilo panhispánico para periodistas deportivos. De su lectura se desprenden vías para aplicar normas para la red, principios lingüísticos con enfoque panhispánico y aspectos propios de un libro de última generación. Propone útiles pautas de estilo: técnicas de titulación, titulares específicos para Internet, cuerpo de texto, redacción digital, géneros periodísticos y ciberperiodísticos, fotografía, infografía... Indica las principales fortalezas y debilidades lingüísticas de la información deportiva.

Constituye un sugerente punto de partida para unos tiempos de comunicación global, a toda velocidad y con espacios para participar, crear y compartir información y opinión en un conocimiento portátil, sin límites de fronteras ni horarios integrando tanto a los periodistas como a otros tipos de voces. No sólo tiene una gran importancia el uso de blogs profesionales y de redes sociales, sino que en el día a día también van ganando peso, entre otros productos, crónicas diferenciadas para las ediciones digital y escrita, servicios automatizados de alertas, noticias en tiempo real, noticias a la carta, titulares por correo electrónico, tickers, cortes de archivos de sonido y video para la televisión analógica, digital, digital terrestre, por cable, por Internet y por telefonía móvil, noticias generadas por las propias entidades deportivas en todo tipo de soportes…

Algunos de los planteamientos de este recorrido por la ética y el lenguaje deportivo, apegados a la norma oficial lingüística y deportiva, se verán superados ya que muchas actividades físicas y deportes no están recogidos en las publicaciones de la Real Academia Española, ni todos los existentes se integran en federaciones. Y probablemente, dado el carácter participativo del deporte, la calidad de esta información especializada no se limitará sólo a la labor que pueda realizar el periodista, sino que también hallará su hueco en el don creativo de quienes sean capaces de prender la chispa de nuevos mecanismos para atraer la atención de la audiencia y para generar expresiones, en un juego de asociaciones libres de ideas que cruzan términos procedentes de la acción deportiva, los pasillos del poder, las emociones de la grada y las formas de los medios de comunicación.

Periodismo deportivo de calidad es una obra útil para su consulta y recomendable para la formación de las nuevas generaciones de comunicadores. Constituye un paso más en la larga carrera de relevos que, para el siglo XXI, intenta aprovechar el conocimiento de diferentes puntos de vista para iluminar las confusiones y superar los desafíos de un ámbito en permanente ebullición lingüística.

Asturias, 2011.

martes, 1 de diciembre de 2020

Un viaje por la cultura de la comunicación deportiva mexicana


Jesús Castañón Rodríguez

En el siglo XXI, con el impulso de la comunicación mundial y globalizada, el deporte ha traspasado los límites de los terrenos de competición para establecer nuevas relaciones y convertirse en el diapasón de las emociones colectivas.

Esta pasión de multitudes ha alcanzado una creciente complejidad y significación, de carácter social y cultural, que ha llevado a las universidades de América Latina a reflexionar con conocimiento especializado en las diferentes ramas de las ciencias de la actividad física y el deporte. Y además, a formar profesionales comprometidos con la realidad social de los países mediante la combinación de los tradicionales elementos comunes, básicos, profesionales y especializados de la cultura física con actividades de las ciencias sociales y las humanidades con el fin de permitir una mejor relación con el entorno y atender a la globalización sin olvidar la propia identidad y la tradición cultural.

En este marco, el deporte mexicano ha merecido el estudio de Enrique Rivera Guerrero, un joven y experimentado especialista en comunicación deportiva cuya trayectoria está vinculada, entre otras entidades, a la Universidad de Sonora, el Colegio Mexicano de Gestores Culturales, la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC) y la Asociación Sonorense de Cronistas Deportivos (Asocrode).

Con talento y rigor científico, en Cancha Libre. Metodología para la Investigación Social del Deporte y la Comunicación el autor emplea metodologías cualitativas y cuantitativas para proponer un sugerente recorrido por la comunicación deportiva de México en dos ámbitos: la universidad y el espectáculo deportivo.


Presenta la reflexión universitaria como generadora de conocimiento y de actitudes. En el primer caso, abarca numerosos ángulos: la situación de la investigación social del deporte, la búsqueda de marcos conceptuales, el impacto en la vida social y cultural, las expresiones comunicativas, los modelos deportivos que sugieren los medios en la práctica deportiva y la consideración del deporte como índice del nivel de desarrollo y de calidad de vida de las naciones. Y en el segundo, reflexiona sobre el deporte como valor cultural universitario capaz de generar actitudes en las ciencias de la comunicación favorables a la convivencia entre gentes procedentes de diferentes culturas.

El análisis del espectáculo deportivo se realiza a través de dos de sus formas más populares en México: el fútbol y el béisbol. Por una parte, entiende que el balompié conforma una manifestación simbólica de diversas prácticas sociales para el consumo cultural de todo tipo de aficionados, desde el hueso colorado al ciberaficionado: violencia, género, identidad, fomento de la lectura y programas sociales, creación de imaginarios colectivos, presentación de los estadios como monumentos… Y por otra, examina el béisbol por las formas de expresión verbal y no verbal de sus aficionados, los códigos compartidos con la vivencia apasionada del fútbol y una organización cartográfica de espacios, tiempos y memoria subjetiva que permiten investigar y reconstruir la historia.

Este libro de Enrique Rivera Guerrero constituye un significativo aporte a las ciencias del deporte en idioma español y a los estudios sociales sobre la comunicación deportiva latinoamericana por su esfuerzo en la sistematización de la historia deportiva mexicana, por destacar la ingente labor de su comunicación deportiva en cuanto forma de acceso al deporte para grandes capas de la población y por sus constantes referencias a otros estudios latinoamericanos, desde los clásicos Joseph Arbena o Daniel E. Jones hasta la producción de universidades de ambos lados del Atlántico, y que, sin duda, son resultado de su labor como ponente internacional en Argentina, Colombia, Cuba o Estados Unidos.

Apegado a la realidad de aficionados y deportistas profesionales, este ameno viaje por el deporte mexicano, a través de su comunicación, es una experiencia enriquecedora y llena de sugerencias para nuevos estudios sociales. Resulta de gran interés para cualquier biblioteca especializada en comunicación deportiva por el gran relieve que han tenido los medios de comunicación de México en la difusión de la información especializada en idioma español a lo largo y ancho de todo el mundo.

Asturias, 2010.


domingo, 1 de noviembre de 2020

El Sporting entre los ecos de sport y el teléfono móvil


Jesús Castañón Rodríguez

En junio de 2008, el sexto ascenso del Sporting generó una serie de imágenes para el recuerdo popular de Gijón: el parque Hermanos Castro, cañones de confeti hacia el cielo de El Molinón, la “mareona” saltando el muro por la Escalerona para convertir el tramo desde los Jardines de El Náutico hasta la Plaza Mayor en un paraíso rojiblanco, baños de sidra para vivir en el clamor el triunfo…

El fútbol ya no se juega sólo en los terrenos de juego, también se ha convertido en el diapasón de las emociones colectivas que conquista todo tipo de espacios en una participativa fiesta social.

Históricamente, esta labor de emoción social en Gijón dio sus primeros pasos en los “ecos de sport” de los diarios de información general, gracias a figuras como Adeflor, que relataba las aventuras del Gijón Sport Club, José Manuel Aguado "Ball", Luis Álvarez García "Bay-Bay", Manuel Monasterio, Trensor… y tantas y tantas generaciones de informadores que se asombrarían con la actual tarea de atender a la prensa escrita, la radio, la información audiovisual y los incipientes espacios para participar, crear y compartir información y opinión sin fronteras ni horarios.

A lo largo de toda su de historia, el Sporting ha ido con los tiempos y su comunicación social ha sido uno de los principales ejes teniendo como responsables desde el presidente Anselmo López, cuando remitía colaboraciones a la prensa asturiana  y a las revistas de las que era corresponsal (Hércules en Bilbao, Júpiter en Barcelona, España Esportiva y Madrid-Sport en Madrid), hasta la actual labor a toda velocidad con producción de mensajes propios, atención a los medios de comunicación tradicionales, mercadotecnia y campañas de publicidad que coordina ese simpático e imprescindible ser, pegado a un móvil y un ordenador portátil, llamado José Luis Rubiera.

En el paso del siglo XX al XXI, la irrupción de la comunicación mundial y globalizada ha cambiado las formas tradicionales de hacer y su aplicación a la vida del Sporting, ha merecido el estudio de Estefanía Suárez-Otero Redondo, una periodista que ha sabido combinar su formación británica de una Licenciatura con honores en Periodismo y Comunicación en la Universidad de Wolverhampton (Reino Unido) con la emoción de una rojiblanca convencida que, según cuenta la leyenda familiar, esperó a venir al mundo hasta bien entrada la noche para que regresara el padre de El Molinón y es socia desde los nueve años.

A lo largo de sus capítulos, Idioma sportinguista aporta claves para comprender el funcionamiento mediático del fútbol moderno en el marco de la Unión Europea y los motivos que llevan a crear gabinetes de prensa, comunicación interna y comunicación externa, interacciones desde Internet,  celebraciones de los centenarios del club y del estadio…



Destaca la creación de la Jefatura de Prensa y la labor que ha desarrollado entre 1997 y 2005 con la creación de soportes comunicativos y salas de prensa en la Escuela de Fútbol de Mareo y El Molinón, la formación de estrategias para aumentar los ingresos de publicidad y de patrocinadores, el cambio de la imagen corporativa, la búsqueda de una correcta documentación histórica y la generación de un sistema de relaciones con protagonistas, negocios y comercios.

Y también resalta la innovación de múltiples canales de comunicación de los que el sportinguismo ha disfrutado en ese tiempo: periódico gratuito los días de partido de Liga, revista, mensajería y boletines, cartas personales, informes de prensa, radio digital, notas y ruedas de prensa… o un sitio web que fue reconocido en 2004 por el semanario Don Balón como el mejor de Segunda División y uno de los cinco primeros de todo el fútbol español.

La historia de este volumen, que tiene en sus manos, arrancó como una Tesis de grado que se leyó en mayo de 2006 en la Universidad de Wolverhampton (Reino Unido) con el título  The press office of the Real Sporting of Gijón. Communication in football clubs y fue dirigida por Dennis Foy, Catedrático en Medios de Comunicación y Publicidad,  coordinador de Relaciones Internacionales del Departamento de Medios de Comunicación y admirador de “El Brujo” Quini, y por Sarah Williams, Coordinadora y Catedrática de Relaciones Públicas de la Facultad de Humanidades, Idiomas y Ciencias Sociales.

Ahora se ve transformado en Idioma sportinguista como un estudio pionero para el fútbol español porque proporciona datos sobre la comunicación empresarial en las sociedades anónimas deportivas de la Unión Europea y sugiere pistas para otros estudios sociales del deporte.

Es original para los trabajos sobre el Sporting porque plantea una nueva dimensión: el análisis de la vida de un club profesional, más allá de la constante reescritura de la historia deportiva en las canchas.

Y es verosímil porque ha tenido acceso al restringido mundo interno de los despachos del club y refleja, de primera mano, las principales tendencias en la especialización en comunicación de las sociedades anónimas deportivas y en estrategias para llegar a la sociedad con más eficacia.

¿Forma parte de la “mareona” que sigue al Sporting? ¿Se emociona con sus venturas y desventuras en El Molinón, en el chigre o conectándose a Internet desde el fin del mundo? ¿Le gusta la comunicación empresarial? ¿Es periodista? ¿Siente curiosidad por comprender el trabajo de despacho que durante toda la semana da paso a la magia de los noventa minutos en la cancha? Pues entréguese con fervor a Idioma sportinguista un libro agradable de leer y de seguir, que está llamado a ser una obra de referencia para el mundo rojiblanco.

Asturias, 2008.






jueves, 1 de octubre de 2020

Prólogo

 Sergio Ricardo Quiroga (*)

Tras algunas experiencias, estudios e investigaciones en los últimos veinte años se ha profundizado en las múltiples relaciones difusas y contradictorias surgentes entre la comunicación y el deporte, núcleos problemáticos que habían comenzado a salpicar primero y luego a incidir fuertemente en la agenda académica de los investigadores en comunicación y de otras disciplinas, aunque su clima conceptual y sus fronteras, en ese momento, parecía no estar aún formulado con precisión.
Sin embargo asistíamos a un momento de creciente reconocimiento de la interacción entre estos dos campos culturales-académicos que exponían complejidad y transdisciplinariedad. Potencialmente era un gran desafío para los estudiosos poder iluminar más, reconocer límites, fronteras o posibilidades de este terreno desconocido.

El deporte había vivido un singular “desencuentro”, una idea de Pablo Alabarces (1998), con la academia. El deporte como fenómeno de la cultura social había sido pensado por otros terrenos de producción intelectual y no es hasta mediados de los noventa que se puede notar una producción autónoma de estudios sociales y culturales del deporte.



Portada de la Guía del lenguaje deportivo 2017.

Hoy reconocemos que el deporte moderno nació en el siglo XIX en Inglaterra como una expresión de estatus y distinción de las clases altas o sectores privilegiados. Como ha destacado el sociólogo francés Bourdieu (1990) el nacimiento del deporte es también la consecuencia del desarrollo de las fuerzas productivas capitalistas y el resultado de la disminución de la jornada laboral, de la urbanización y de la modernización de los transportes.

Los estudios de comunicación han reconocido el fenómeno de la otredad. Esto no es gratuito ya que el problema del otro es el problema de la comunicación. Afirman los estudiosos que no existe comunicación sin malos entendidos, sin ambigüedad, ya que en ella, participan seres humanos. También se ha establecido que a través del lenguaje la sociedad establece como cada persona puede expresarse ya que lenguaje y la lengua son elementos constitutivos de la identidad y de la integración social. El lenguaje es una dimensión en la que se mueve la vida humana y hace que el mundo llegue a la existencia en términos de Heidegger.

En la actualidad, el lenguaje periodístico-deportivo “se caracteriza por ser una variante del uso común de la lengua” (Oliva Marañon, 2012:12). Jesús Castañón Rodríguez es un creador del espacio académico constituido por el idioma y el deporte, fundador de una página con ricos contenidos sobre la temática como es www.idiomaydeporte.com. Es además, un intelectual español dedicado hace 35 años al estudio del lenguaje deportivo en cinco dimensiones: literatura, pensamiento e investigación, bibliotecas, referencias y exposiciones. Para Castañón Rodríguez el idioma español en el deporte es una forma de expresión policéntrica.

El nuevo libro Guía del Lenguaje deportivo 2017 es una nueva contribución del Dr. Jesús Castañón Rodríguez que propone desde el terreno lingüístico y el nivel creador del idioma un ámbito de rememoración de 1992 con su contribución al Olimpismo, al lenguaje periodístico y a la educación. En esta obra se repasa la dimensión de los Juegos Olímpicos, la contribución española, el legado de Samaranch al Movimiento Olímpico y el aporte que supuso para la lengua y literatura española la realización de los Juegos Olímpicos. Guía del Lenguaje deportivo 2017 es además un aporte destacado que echa luz sobre el universo constituido entre el lenguaje deportivo, el deporte y el olimpismo.

Una obra imperdible para los intelectuales y estudiosos de la temática que aborda de manera profunda, detallada y cronológica las más importantes contribuciones relacionadas al deporte, al olimpismo y su sinergia con el idioma.


Bibliografía
Alabarces, P. (1998). Desborde, exceso y ausencia: los estudios sobre deporte en la Comunicación, la Antropología y la Sociología Latinoamericana. Ponencia ante el IV Congreso Latinoamericano de Ciencias de la Comunicación, ALAIC, Recife, setiembre.
Bourdieu, P. (1990). Sociología y cultura. México: Editorial Grijalbo.
Castañón Rodríguez, J. (1997). “El deporte y el lenguaje. Bibliografía”. En La Página del Idioma Español, Río de Janeiro, 17 de julio.
Oliva Marañon, C. (2012). Lenguaje deportivo y comunicación social: prototipo coetáneo de masas. Revista de Comunicación de la SEECI. (Julio 2012). Año XV (28), 11-29. Disponible en http://www.seeci.net/revista/hemeroteca/Numeros/Numero%2028/n28-2.pdf.

________


(*) Esp. Sergio Ricardo Quiroga es Coordinador de Investigación y Director de la Cátedra de Pensamiento Comunicacional Latinoamericano del Instituto Cultural Argentino de Educación Superior (ICAES) Argentina. Email: sergioricardoquiroga@gmail.com

martes, 1 de septiembre de 2020

Prólogo


Prólogo

Carmen Menéndez (*)

El carnaval de las palabras deportivas constituye el último trabajo publicado por Jesús Castañón sobre terminología en el ámbito deportivo. A un erudito como él, la elaboración de este estudio, que reúne términos y expresiones de ambos lados del Atlántico, le habrá dejado agotado de tanto viaje verbal entre España y un total de dieciocho países latinoamericanos.

Me imagino al autor a punto de agarrar viento en la camiseta -expresión uruguaya para referirse al entusiasmo de manera exagerada- mientras bota la bola -así dicen en Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela a realizar una tarea con éxito-, aunque él rechace que su contribución lingüística suponga un jitazo, según emplean en Honduras y México para referirse a un triunfo o éxito grande.

 

Carmen Menéndez y portada del especial El carnaval de las palabras deportivas.


Estas son solo algunas de las decenas de expresiones deportivas con las que Jesús Castañón festeja un carnaval especial que le lleva por estadios, canchas y recintos, en los que se acomoda en cada uno de sus graderíos entre atronadoras celebraciones, bulliciosas fases de espera y lacónicos momentos deseosos de remontadas. En esos asientos o en cualquier rincón del recinto deportivo, incluidas salas de trofeos o el más insignificante en apariencia espacio de instalación, este profesor, considerado una autoridad en terminología deportiva en español, se empapa de cuanto ocurre en el lugar que acoge la competición; luego sale, abandona el equipamiento y comienza el recuento y análisis de palabras y expresiones, esas con las que el deporte se entremezcla, se desliza y se adentra, sin importar que quien las emplea o recibe sea apasionado seguidor de un club o de una especialidad deportiva, o simplemente un profundo desconocedor de la materia.

El carnaval de las palabras deportivas aglutina una selección de términos y expresiones recogidos por su autor durante treinta y cinco años de recorrido por la zona teórica del lenguaje. En estas tres décadas y media también se ha paseado físicamente por los grandes referentes del carnaval más cercano a las palabras deportivas que encuentran en el antiguo estadio de Maracaná, en Brasil, el enclave en el que se consumó el hechizo de este asturiano afincado en Valladolid, o quizás palentino con vitola de hijo adoptivo de Asturias. Allí, en la tierra del sambódromo quedó prendado de la magia de la palabra y de la fuerte convicción con que el guía del estadio, el inolvidable Isaías, un hombre muy corpulento, narraba con extraordinaria pasión la historia del mítico Maracaná.

De América a España porque Castañón ya había apuntalado mucho antes su querencia por los equipos arraigados en ciudades con solera carnavalesca, como el Sporting de Gijón. Sus veranos familiares en esta localidad asturiana le potenciaron su apego al deporte, en especial al fútbol, con el que se reencuentra cada temporada en su visita anual a El Molinón. Como él, la Sardina del Antroxu gijonés también reaparece cada año por esta época convirtiéndose en protagonista locuaz del carnaval local, en el que se entremezcla con el colorido, los destellos y la aureola del fructífero deporte de la ciudad.

Oviedo, 2016.

_____

(*) Periodista que ha cubierto los Juegos Olímpicos de verano de 2004 y 2008 en Atenas y Pekín. Vinculada al Centro de Estudios Olímpicos de la Universidad de Oviedo, su trayectoria está unida a la Agencia Efe de noticias, el diario El Mundo y la Cadena Ser. Vicepresidenta de la Asociación de la Prensa Deportiva del Principado de Asturias, en 2003 recibió el Premio Nacional de Medios de Comunicación, otorgado por la Federación Española de Piragüismo, y, en 2007, el Premio Deportivo Ciudad de Oviedo a la mejor labor divulgativa del deporte base.